sábado, 28 de febrero de 2015

La mente estuvo en blanco
                           una pared sin marcos
                                             ni limites
Ella poseyó todos los colores
                                                 a la vez
                                                       pero desconocía sus nombres
                                                          (jamás los había mirado)
Rodó por un largo rato
                      que pudieron ser años
                                                      ya que ignoraba las regla
Padeció el frío de su ventana
                                          de postigos cerrados
                                                       con cepos de bronce

Fue testigo de más de un lomo
                                    numero desconocido
                                   <lomería> fue lo primero que dijo
                                          (que tiempos felices aquellos)


Solo pudo entender después de cazar los libros
                                de gozar de la batalla librada
                          de entender que se estuvo librando

Con apenas oportunidad de ver
                                             miró sabiendo qué
                                            veía y murió de apoco
                                                        el saber de otra vida



miércoles, 11 de febrero de 2015

HAMACA DEL 90

Esta imagen la publiqué en mi actual pagina de fb, MARTE. De ahí que este firmada MARTE 14
https://www.facebook.com/mxaxrxtxex?fref=ts

lunes, 17 de febrero de 2014

BÚSQUEDA TRUNCA


                                        a Katia

Mi pierna huérfana me patea el cuerpo
y veo tras las astillas de vidrios coloreados
tantear dormidos los brazos, el suelo,
sin tacto, como de otro,
las arrugas de mi suspiro
que sin los vientos del alma
se arrastran enfermas, encalladas,
por buscar tu sonrisa.

¿Qué fe puedo encontrar en mí
en una lluvia de estrellas
bajo el eclipse de luna
entre los arcoíris nocturnos,
si hoy en pedazos                          estoy solo?

Un hombre que tiende a caer en la trampa
que sabe de tragos amargos
de ánimos alterados y fondos falsos,
puede contar como su único bien
                                                   amarte

domingo, 1 de diciembre de 2013

Coágulos tintos
emergen sombríos
cuerpos
primavera.

Revientan volcanes
espesan hojas
tallos
verano.

Lenguas tiritan
secas crocantes
rotas
otoño.

Troncos gélidos
caen robados
nuestros
invierno.

martes, 19 de noviembre de 2013

EL FIN

El cajón te esta pudriendo, Poeta
               rodas en estanterías ya marchitas

                                       no se qué esperas lograr
                                       repitiendo el mismo acto vacío


Te despertas tras minutos
                              que creíste horas
                      tenes la cara empapada de saliva


¡Es una trampa de tu mente
porque no es baba, sino lágrimas
                                          lágrimas de tus labios

que no saben pronunciar otra cosa que belleza!

                            ¡Pero la prótesis que te vendieron y compraste
                                                                             no es lo hermoso!

Mis palabras, todas juntas por el viento
en la mañana se confunden con los pájaros
                                 pero mi voz ya esta muerta
                                               lo que escuchas son ecos
                                               lo que escuchas es tu esperanza


Dejá de alabar a la Naturaleza y vivila
arrodillate junto a tu cama
                                  cuando aun dormites
y gritá
      gritá tu nombre

                            hasta despertar

domingo, 20 de octubre de 2013

CAUTIVA


Es dueña solo de sus fantasías
cuando puede volar entre hadas,
al estar sola
no es otro chiche de la cama.

El hombre sin cara
apuñala su sexo
y poco a poco, como desde dentro... 

Cuando acuerda su sensatez
con la desolación que la rasga
ese vacío estrangula el valor
amarra tendones, la frustra.

Es títere enmarañado en esas poleas
que ya no expresan su angelical suplica.

Deambula por el pasillo
busca miradas que la liberen
hasta arrastrar el suelo contra sus rodillas,
palpa las culpas entre los aciertos lacrimosos
Unos vivos la rozan de improviso
mientras pisan a sus amigos imaginarios.
Otros, la tocan
como a la muñeca que a veces sueña.
Y le agarra años perdidos a esas hojas secas
que meciéndose con el vaivén otoñal
en su primavera de flores arrancadas
despiertan y ensueñan mi palabra.

Muy dentro se perpetúa en su cuentito ciego
donde baila entre rondas de luz,
ella busca el fruto mágico tan lleno de verdad,
ahí el sol es un hueco sucio y profundo
las estrellas le clavan asco en las manos
                                     maltrato al humor
cuando su piel es horizonte inalcanzable.

martes, 1 de octubre de 2013

LA BELLEZA ES OTRA COSA




Esta es la portada del libro independiente, repleto de poesía, narraciones e imágenes de mi autoría. Espero les quepa y si no consiguen uno en su librería amiga,arreglamos el envío sin costo.
Contacto: maxcosta333@gmail.com

sábado, 27 de abril de 2013

23


Cecilia entra en la habitación centenaria mascando en chasquidos, busca ese juguete especial antes de nunca volver. Está sola sobre el parqué, sin muebles, iluminada por tres bastoncitos de miasma que se cuelan por entre las ventanas altas.
Ella cruza el primer jirón de luz en pasos crujientes. El piercing de cristal en su nariz proyecta un charco plateado por un segundo en el techo, pero no lo ve. Sus ojos aún se clavan en la sutil opacidad.

Otro bastón la llama, es un hueco claro en la impercepción y lo saborea casi sin respirar. Camina suave, sus labios algo abiertos consumen el chorro blanquísimo. Se agacha para besar todo el rayo hasta llegar a la base. Ese agujero en la parte baja de la pared que roza una y dos con los parpados cerrados, blandos. Empuja con su lengua el chicle hasta quedar flácido sobre el orificio ahora ciego.

Gime cada paso la madera bajo sus botas, las piernas largas se abren y les cuesta brillar.
El tercer bastón golpea su nariz pero no la rompe, rebota en el prisma nasal hacia la puerta y cuando lo busca, el charco gotea en el techo hasta acabar en sus ojos.
Con ironía, toma tu momento mientras se aleja ¡Sos su juguete especial!

miércoles, 27 de marzo de 2013

JUGARSE



El manto de la noche había caído, el mundo era un conjunto de lejanos susurros. La Muñeca de Trapo, despertó y los botoncitos cosidos a su cabeza, se transformaron en ojos rosados. Miró las oleadas de sabana, en la que estaba sumergida hasta su cuello de corderoy, aplastada contra un vientre lleno de gatitos que ronronean toda la noche. Ella solo recuerda unos murmullos en su oreja, como un eco constante desde el ombligo. Ahora se pregunta como seria despierta esa niña de piel tan fina que ronca sin alterarse.
Las costuras se le ajustaron y los hilos quedaron tensos hasta que al fin bajo los bracitos con puño de arpillera. Se deslizo por debajo de los dedos de la enorme humana que la tenía cautiva y se dejó caer por toboganes de cobijas. Caminó hacia la puerta, que estaba levemente entreabierta. Otros juguetes ya animados hacían lo mismo, perros, conejos y osos de felpa salían de cajas; muñecas plásticas y bebotes de goma, levantándose del piso; resortes, ranas a cuerda y mariposas mecánicas saltaban de los estantes.
La horda de construcciones se dirigía al pasillo, La Muñeca de Trapo no era una más, todos miraban el gran bulto que llevaba, esa bocha colgante atada a un palo. Pero siguió pasito a pasito sin que nadie se atreviera a preguntar si…
Los rezagados, quienes se arrastraban, pronto iban encontrando sus extremidades faltantes y las reunían consigo mismos. Su mirada rosada vio a La Flor que Baila con Música -estará entristecida- pensó, pues en el mundo de los juguetes el silencio es sagrado y ya que en el día duermen, era víctima de su identidad, la dejo atrás, como todas las noches.
Se detuvo a esperar en su esquina del pasillo, donde los autitos doblaban hacia la sala de estar, algunos abrían sus puertitas para llamarle la atención, otros más tecnificados poseían luces que parpadeaban.
— ¿Que pasaría si supieran mi secreto? -pensaba, mientras sonreía mirando a otro lado.
Uno de los autitos se salió del camino y se detuvo frente a ella, era su amigo, una réplica de un taxi neoyorquino, Taxi-Boy.
— ¿
Espelo mucho señolita? -Dijo el Taxi dándole un acento japonés al silencioso idioma de los juguetes.
—Pasaron muchas horas desde ayer, estaba creyendo que el niño te había roto.
—Nos tienen en una vitrina, por lo menos hasta completar la colección, no nos usan. -dijo con un alivio manchado de piedad, pensando en los maltratos que se evidenciaban en ella.
La Muñeca de Trapo se quedó pensativa, con mirada extraña dirigida a un sócalo, ella no era de colección y tenía defectos de fábrica.
—Tengo un buen lugar donde ir -agregó, despabilándola-
chau vitrinas, chau maltrato, hola libertad y garabatos. Canturreó mientras ella le cambiaba el ánimo.
La Muñeca de Trapo miró a ambos lados y al notar que estaban solos, puso su bulto en el asiento trasero de Taxi-Boy y luego se fueron rodando hacia la puerta de salida.

Fin

viernes, 1 de marzo de 2013

MECANO


a Alicia Corrado Mélin, Zoe Rodriguez, Norma Beatriz Corral, Ana Cristina Pocorena, Martin Crivaro, Pinocha, Gastón Sequeira, Mercedes Corbalan, Fabián Gallo. 
(inspirado en su interpretación de mi fotografía "MECANO")


Los ojos de la tecnología colmaron la ciudad, transformándola en una Cámara Gesell o un Gran Hermano carcinoma y golpeador.
Los barrotes que obturan no redujeron mi libertad al “pixel natura”
pero mi rodilla quiere huir de ese talón de Aquiles
que ya casi acepto como impuesto.
Construí mi codo oxidado,
sé que el boomerang ahora está volviendo
y no da para esquivármelo              con reacción bisagra.
Prefiero aceptar su devolución, ser un poco más yo,
menos mecánico.
No puedo pasármela eternamente acodado en la barra.

Las horas no son gratis…
¡Es un fukin infierno este circo del tiempo!
Con tantos números que te rodean para que no veas las agujas
que te inyectan necesidades calculadas, por enanos suizos,
mujeres de barbas afeitaditas, animales domesticadores
o cualquier payaso que no se te ocurre…

Podemos seguir con una pata en cada mundo
y elegir vivir rumiando fragmentos,
pero la terquedad no tapa el óxido.
A veces siento que me van a masticar las estrellas del abismo
y lo único que va a delatar mis restos en el año 2900
va a ser una herrumbrosa incógnita
  










sábado, 16 de febrero de 2013

ZONAS BAJAS


A Paula


Tus putos labios que perforan mis noes,
absorben y me sumerjo sin escafandra
a tu mundo húmedo y deforme.

¡Reducís mis dogmas a impías reseñas!

Estoy a tu merced, vampirita de zonas bajas,
tenés dominio puro sobre mí.
Actuando libidamente lográs lo que esperás;
no sé qué, tampoco me importa.
Es tuyo, todo lo que poseo te lo doy.

En un momento de razón te veo abocada,
silenciosa,
mis gemidos van por ambos.

No tengo alma ¡Vos seguro que dos!  

Casi se me cruza por la mente alejarme
pero el contacto de tu piel me deja indefenso.
Ya no puedo volver atrás, soy víctima de tus pecados
y pongo al descubierto mis secretos.

¿Me vampirizas?

Mi cuerpo sin alma se hunde en las sábanas.
Tu cuerpo con almas flota entre la divinidad
y la ponzoña.

Reina angelical o demoníaca.
Mi reina
por un rato.

miércoles, 30 de enero de 2013

ESTAMPA



Su mano arrugada y renegrida se abre, suelta billetes de dos pesos hechos un bollo sobre el mostrador del quiosco. No recuerda de donde viene, como si la sola acción de comprar vino abreviara su vida. Mira el reflejo de un charco de agua revuelta, hoja convexa flota en el sol café. Uñas rascan la nuca rapada, otros dedos llevan el tetra a los dientes. Muerde con fuerza, las paletas desgarran el cuero rojo del Bordolino.  La calle de tierra besa Ruta 11 y él se sube a caminar en esa cornisa entre el pueblo y el mar. Restos de plástico aún en sus incisivos molestan pero no se los quita, cree…
“ ¡La sangre de cristo va a lavar tus males! ” Grita con los brazos abiertos, la cajita escupe el suelo. Un automovilista lo reconoce como otro viacrucis en zigzag y toma distancia.
Percibe el murmullo del motor y el vacío que lo tambalea lo deja mirando el movimiento de las olas. Les sonríe, allá lejos, bajo el acantilado. 
Por muchos minutos sólo puede ver las zapatillas en una secuencia de relevo interminable, esa línea ámbar que se asoma pintada en el pavimento como si cada paso fuera una oportunidad de amanecer. Pero siempre la pisa.
“ ¡Alfonsina esta sangre va a terminar algún día con vos! ” Mira el mar y los vecinos sacuden la cabeza con la mirada pegada a su espalda, que evidencia una cruz cristiana.
Sostiene el vino con delicadeza mientras su nariz su boca y sus ojos chorrean un triple flujo de moco saliva y lágrimas. Palabras ahogadas tocen lo que pudo ser una oración.
En la otra mano, con ternura sostiene la imagen rubia de una niña, la enmarca como la primera vez que ella lloró en el hospital.  La cabeza rotando entre el tinto y la blonda no niega, afirma su deseo de amarla y su imposibilidad de dejar de sentirse poco padre, mucha mierda.
En giros torpes la caja vuela como un boomerang al mar. Deja detrás rastros de sangre. Una bandada se espanta. 


miércoles, 16 de enero de 2013

ÉL “BICICLETA PROTÉTICA”



Para Marisa y esta lluvia granizada que me maravilla

“…Yo
- éste ángel mutilado, erróneo -
que arrastra su ala rota en los pantanos,
que camina lentamente
sobre brasas encendidas, sin notarlo
expiando
quién sabe qué pecado…”
                                                                            Marisa Wagner


Él
-que es un hombre inconcluso-
que siempre lo veo notando valores
en la calle.
Es quien se echa a andar
con su bicicleta protética,
esa que nunca pidió, la que media
el contacto con su verdad
y es ella la que se hunde en los baches mientras rueda marginal
y es con ella que atraviesa
de barriales a los mismos asfaltados.



 Él
-que es un hombre rompecabezas-
que revuelve los contenedores separando
     la basura de sus partes
que no nacieron con él
 pero que las busca
desde que se entendió
incompleto.
¿Podría seguir sin completar
sus engranajes
   temiendo el día que vuelvan
 a funcionar como granadas?
Y esas cadenas que antes lo impulsaron y ahora lo impiden
cada vez que recurre a sus eslabones faltántes…
Solo puede buscar hasta completarse
o morir siendo la muerte
creerse completo.

Él
-¿Será visto por otros espectadores
como yo en su vagar?-
Tal vez los ángulos rectos de la ciudad los vea en falsa escuadra
por su naturaleza librepensadora
o simplemente en su vocación de mantener un equilibrio
sopesa todo lo que le venden envuelto en adornos.
Tal vez no sepa que afanes lo mueven
o que sendas recorre
siendo su porfiada opción ser mensajero de su vehemencia.
Lo vi adorar El Sol
–quizá sus rayos sostengan la motilidad
de esas ruedas cristalinas que penden frente a sus ojos
o los pedales que no cesan de engrasar su entrecejo
se nutran en fotosíntesis, no sé-.
Lo conocí la vez que seguí unas huellas zigzagueantes
mientras revisaba 
mi comportamiento.


martes, 8 de enero de 2013

LA INERCIA DE UN NO


A Alicia Corrado Mélin, Gastón Sequeira, Carmen Barrionuevo,
Leticia Maeconi, Graciela Barbero, María Emma Hacha



vengo del sueño
donde tu rostro mutante
quedo desaparecido

la pesadilla atacó mi amor
reprimió mis besos
con la inercia de un no

siempre giro rasante
ya que perteneces al aire
y es el viento tu perfil de rechazo

tu ultimo aliento sumo otras nubes
alimentó a los ángeles
que me cuidaron de niño

jueves, 20 de diciembre de 2012

LA TRAMPA I


                 I

Balbuceo inconsciente
en mi cuerpo
entre sabanas tiesas
insisto en bajarme
de los sueños y caigo
casi en la verdad.
Me despabila el murmullo en lo oscuro
¿conspiran contra los ángeles?
corro y levanto cortinados y pértigos.
Quedo pegado a una ventana
que me imprime su realidad fría
veo y me encuentro
rodeado de esqueletos grises
susurrando golpes de estado.
Seres diminutos los forran de carne
en bloques rosáceos,
burlan el gobierno de mi naturaleza,
la invierten.
Brotan hasta el cielo.
Edifican barrotes a esos ángeles ciegos
que lloran lenguajes perdidos
y en vez de guardarnos sus vistas,
perpetúan nuestros años.
En estos barrios del sur
el mar nos trae sus plumas perdidas
a las costas frívolas 
donde reímos con sus cuentos
hasta llorar rocío para las calas
del féretro en vida.

martes, 4 de diciembre de 2012

LA TRAMPA II


      II

Salgo sin apuro
en Mar Del Plata lluviosa,
pero no elijo lo obvio.
Camino la calle empapada,
la gente se resguarda
hacia dentro,
confusa
esquiva el néctar que les da el vivir.
Almas vaciándose,
acurrucadas,
fetales
buscan recuperar amor negado,
suspiran en bolsas;
veo esas risas tristes
y la empatía
me ahoga,
ya pasó el tiempo de luchar
esa pelea.
Si no puedo cambiar lo viejo,
debo dejarlo morir.
Hacerme cargo
es tomar herramientas
de esta vida que elijo
o cortar correas
para truncar la máquina
que consume el deseo,
y tapa ese anhelo
que atrae nuestra felicidad.


jueves, 29 de noviembre de 2012

LA TRAMPA III


III

La ciudad es una trampa:
quiere matar,
en cada esquina corres peligro
inhumano
se cierra sobre tus ojos,
te venda su falsedad
hasta dejarte las ganas pesadas
como cristos.
Me escurro entre sirenas 
y propaganda berreta,
busco las estrellas de la noche
tras las perlas de mercurio.
Camino despacio,
dejo atrás avenidas,
trapitos y fuentes.
Encuentro en otras voces
lo terminal de esta enfermedad muda
que quise ver alejada
de mi barrio.
Ya no vivo el pasado
hoy lo acepto para sentir
y no padecer entre muecas
implantadas
esclavistas,
ser ayer es oxidar bisagras
como lamentar cumpleaños.
No acepto repetir la culpa,
que mi libertad consuma el rencor
para andar sin su carga
y dejar mis muletas de calas.
   


lunes, 17 de septiembre de 2012

OASIS



En el horizonte de la ruta
los arboles saludan al viento,
me peina su invisible mano,
un oasis se evapora frente a mi
una y otra y otra y otra vez.

Las horas se espantan
por los ents en estampida
mis parpados pesan,
te veo.
Sol se va a su guarida.

Los espejismos son muchos
el agua, vos, pero no tu amor.
-
-
-

PD: Este poema lo encontré garabateado en un papel,
 creo saber a quien iba dirigido. Está fechado "29-6-03"

miércoles, 5 de septiembre de 2012

LA SOMBRA DE LOS NIÑOS Y NIÑAS SIN NOMBRE



A lxs sin nombre
A ese viejo roquero
A Hector
A Victor Clementi


                                                                                                  I
No hay nadie ahí. Ella está. Puebla el suelo su mirar negro, me espera.

Un viejo roquero me sorprendió en el camino y sentenció “¡desde hoy vas a aceptar esta prisión!”
Tenía el dedo índice torcido como aquel anciano Pataxó, quien dijo en Porto Seguro, que mi sombra es la cuna de mi muerte que me acompaña en su espera.

¡Muñeca raquítica voy a vos sin remedio! Adoro tu figura siempre a mi lado, bailando en mil siluetas. Jugas a tocarme, pero no puede ser aunque de noche me abrazas en un vestido tenue. 
Te negué mis ojos alguna vez, erguí mi cabeza y el Sol los quemó, ahora creo que es solo tu aroma lo que intuyo. Quizá sean las flores sepulcrales lo dulce que prueba mi olfato ¿o será mi  propia negación?

Y sigue sin haber nadie ahí. Ella está.

                                                                                                II
No voy a hablar de los que nadie habla   
porque ellos ya no tienen un nombre,
por lo menos, uno que pretendamos recordar
¿Quien soy yo para describir la nada?
Que no tiene lagrimas o miedo a la ignorancia
ni a la que nos inventamos ni a la de verdad.
Los que no tienen cuerpos para ser violados
ni imágenes cargadas para que alguien trafique
¿dónde irán a pedir ayuda con sus voces amordazadas,
en que hombro huidizo caerán a llorar?

                                                                           Maximiliano Costa Martínez 











domingo, 5 de agosto de 2012

VIAJEROS


                    
                                                              A Lectores y Poetas                 


Tanto poema  descubierto ha nutrido mi camino pero aun así pregunto. ¿Qué cosa son? Dudo al toparme con este vestigio de un lenguaje rúnico. ¿Cómo usarlo? Ya que apenas comprendo los signos que entre sus términos se ocultan. ¿Qué sirven? Los veo como bandejas repletas de platos sombríos, huidizos a la luz que no necesito al masticarlos y empacharme de libertades. ¿A quién son útiles mientras soy eco de su dicción? ¿Dónde vienen? Quizá en trasfusiones de su querubín a mi ángel.  

Quizá estén más cerca de ser instrumentos con los cuales dar        sentido
o utensilios para poder digerir ciertas ofertas que la vida nos propone.
No creo que sean islas donde el lector llega
para disfrutar de la flora y fauna exóticas.
Más bien un puente a vela,
una balsa para atravesar el mar embravecido 
o un catalejo para ver esa ola que se aleja ya dentro del continente,
esa que me alcanzó por descuidado y si la ocasión lo permite
puede prevenir otros maremotos.
O ser un poderoso trampolín


                                               Cada obra es un océano en sí misma y me plantea su universo que al ser afectado con mi esencia, cuando lo interpreto, se expande como luz bajo las olas. Inunda mi cuerpo y me adopta al escurrirme las burbujas.  Este cosmos de siluetas nuevas está familiarizado con otras creaciones del poeta y de múltiples soñadores que han hecho posible su existencia.
Creaturas sutiles penetran los ojos de quienes buceamos en estas oleadas. Y es valiente el que vive enlazando mis ríos en los suyos con la vista reducida hasta el marco de su escafandra. ¿Cuanto más podremos ver si seguimos respirando el aire obtenido en nuestra tierra?     ¿Qué alucinaciones provocamos?       ¿Nos preguntamos siquiera?

En cuanto a las formas del poema, desde sus caídas accidentadas o lacias, ya sea en plenas verticalidades o más ceñidas por las bases. Lo que no se puede descartar es el punto de fuga y sus niveles de profundidad. Los seres que en él conviven y que se comunican con la ética profunda de los genios de Trioska y Ka hacen su versión de la muñeca rusa. A su vez gritan éstas  mientras caen o trepan el vórtice que las contiene.

Si bien algunos poemas tienen inspiración en una buena anécdota y se alimentan de ésta. Al correrse el autor de aquel humor, ya que se empapa de quien sabe que naturalezas hasta que lo transforman (mientras unos leen su mensaje por primera vez) es él quién ha de reverlo y es así como suma otro punto de vista.
Una nueva refracción se expresa sobre la superficie que enfrenta en su obra. Descubre que ha dejado de ser un satélite suyo. Ganó su lugar de Ser autónomo produciéndose el dialogo entre ellos, pues más que un mero texto es una antigua versión de sí.

Por esto estoy seguro
de que al avanzar
en algún sentido de la vida
recogemos peras del olmo que sembramos.
Como huella nómade
vaga bifurcada la guía que se ha gestado
de esa semilla olvidada
en un terreno que porfiábamos nuestro

lunes, 4 de junio de 2012

NOCHES CORTADAS


NOCHES CORTADAS 

Las flores para vos
se contraen
retrasan cada pétalo, sostienen tus espejos de rocío.
Todos los días se guardan, ruegan que dobles su esquina,
esperan la oportunidad a que tu mirar complete su belleza.

Te quiero un poco más de lo necesario…
Ni bien me ves mando a levantar glaciares.
¿Pero qué función cumplen ante vos, diabla
con pecho de incendio?
Al oírte con atención supe de donde venía tu primor,
tu brillo no se conforma con adentros
brota por tus labios, tus ojos o…
¡Sí, tus ojos!
Que me asolean en esta luz de chocolate.

Mi ombligo sobre tu espalda patina sudor y algo sacude,
tu risa se expande en mis dientes
que muerden tu alma
entre llamas…

Me despierto madrugada ya que galopás mi corazón,

nunca fue insomnio, sino el exceso de aquel sueño.

                                                  MAXIMILIANO COSTA MARTÍNEZ

















viernes, 25 de mayo de 2012

CONTRAATAQUE


        


Hace nueve años colgué mi viejo vestir
en un placard de mi casa platense.
Quiero disfrutar el sabor de los aires
no ese amargo cigarro que nos encajan desde verdes. 
Ya voy pisando este, mi propio Soy
que no busca donde ir, ya que viene de vencer.

Digo que no me marchita el dolor
porque me nutre la muerte,
ella abona mi fuerza, más por aguante que por destino.
¿De qué sirvieron mis llantos, lamentar los despojos
de todos esos fumadores muertos?
Hoy me levanto transformado, dando este golpe sombrío.

Vos, con un motivo secreto me lanzás un ataque fiero,
son esos tentáculos grises que me devoran el aire
y yo quedo cautivo de mi amistad.
Más que mi cuerpo roés, aún me llama esa tentación enferma
que le da un gusto a carcajada
a toda noche que no beso el anzuelo.
¿Hay duda antes de encender ese arma,
tenés piedad o tu amor ya está frío?
Calmás solo tu ansia al compartir este veneno.
¡No tenés que mirar solo con amor, sino que hay que obrar!
Hay que obrar…
Yo te quiero tanto amigo y estoy dispuesto a morir,
como si fuera un pibe de Malvinas
que sabe la que viene
pero se entierra hasta las rodillas
y te aguanta en tu infierno de ojos destrozados.        

Las chimeneas fabriles marchitan nuestro mundo
y como si no sobraran colmos, te burlás siendo su modelo.
Estrechar veneno en tus manos, respirar basura que flota
es el mal que recibo sin pedirlo.
Camino esta batalla de silenciadores
y vos, rehén de un imperio, como una estrategia patética               haces un recreo para el exterminio.            

Me gusta ser el expositor de nuestra verdad nublada
porque soy un triste asistente a tu pena.     
Aunque es cierto que sos el dueño de tu hacer
y podes entre otras cosas vulnerarte
pero compartís tu padecer con quién te ama.

¡Como gritos de esta voz que hace ecos en mi espíritu,
ya disparé la aversión al fumador, que se atrincheró
para batirse desde
mi pecho que no calma!


                        MAXIMILIANO COSTA MARÍNEZ

viernes, 18 de mayo de 2012

SIN MAGIAS NI PLOMADA


                                               SIN MAGIAS NI PLOMADA
       A los obreros altruistas

No es un martillo quien junta   los clavos no unen maderas
ni una chapa      cubrió tu familia
No es el alcohol que reseca los hígados    o la caja boba    quien hipnotiza
Los cigarros no se queman sin que pitemos       y el cenicero          no se tiñó solo   
       como nuestros vasos        lo decoramos
¿La roña   salpico un zanjón               o              al derrapar      metimos la pata?

Toda ayuda que buscás fuera        está guardada            dentro tuyo
esperando y es                         la maquinaria más pesada       
  Mientras no la uses ocupa lugar           en el nivel de tu equilibrio

Fuiste vos quien agarró     martillo               clavo                  madera                      chapa
Te creció el rancho                como el cabello                        pero con maña
Cada palo oculta su historia detrás               sabés bien qué pared es fuerte
y qué rasgo inconcluso                   dejaste                            aprisionado en tu mente       

viernes, 4 de mayo de 2012

VIOLEN A LA NORMA



                                           A quienes derrochan ser


Agradezco a los exagerados
quienes están más allá de los límites
y matan al patrón.
Su vistazo cae tras la frontera de los desmoldados
por esa realidad que confina.
Perseguidos y chivados de bizarros o de locos,
protestan fuera de chalecos convenientes. 
A ellos aplaudo.
Mentiras de mierda empujadas por corbatas y ratis
(para ahogar de miedo a lo otro, lo prohibido)
son enterradas como balas en mil sienes.

La revolución de los sujetados cuestiona:
¿Que hay de innegable en esta ciudad enferma?

Son miradas frecuentes, echadas en las esquinas
chicas-trans y borrachos
que a nivel o desde el suelo
piden permiso para ser,
pero el vientre amputado vomita su rostro
asqueado de tanto veneno.
Su lucha remendará la justicia 
hasta que este mundo deje de ser.

Que sus espinas corten alambre
y anden donde quiera su estilo
sin que sus púas se paren por nada.
Locos sin cobardías. A su éxito sumo mis pliegos

domingo, 15 de abril de 2012

RECETA DEL ABUELO PARA SER LIBRE EN 3 PASOS

RECETA DEL ABUELO PARA SER LIBRE EN 3 PASOS

  • Sostenga una ciudad cualquiera entre las yemas de una mano, recuerde tener mucho cuidado porque de sus cascaras hay muchas falsas y en el caso de pinchar su integridad podría cubrirlo y así creer que ella es parte de su piel.
  • Cásquela contra un existencialismo que tenga en su cocina (no es necesario que use el que puede ver acá). Al caer todo el interior homogéneo si examina sabrá notar caracteres diferentes con propiedades únicas que desde fuera del cascarón pasan como otras invisibilidades al ojo que no busca.
  • Reúna las partes sanas con las podridas, busque en la alacena Humildad, Amor, Respeto, Confianza, Lealtad y todos los valores que encuentre en tachitos dispersos de su ética; revuélvalos hasta lograr un preparo espeso y bien honesto.

Cocción: Lenta mientras revuelva. El fuego debe permanecer muy caliente

lunes, 2 de abril de 2012

VENTANA EN LA NOCHE

VENTANA EN LA NOCHE
Luna pirata usted me asalta
mengua mis ansias,
afloja mi conciencia,
me señala tras el lago
con su mástil fantasma,
se hace mi cómplice de luz.

Usted Luna de lata, cáliz
lleno de leche materna,
eleva su brindis angelical
huidizo de mí; la espero.
Anheloso por llegar a La Guía:
hallar su amor justo,
dejar éste.

Cuarzo blanco, cometa puro,
Diosa Heroica,
medalla de los cielos.
Calme mi sed,
alivie mi pesar, despójeme.
Envuelto en mi pena
me enluta una capa liviana.

Veo sobre mi hombro y la dejo flotar,
temeroso de que robe mi semblante.
Castigo es lo que imprime
mi mano en el atajo.
Es lo que elijo, Dama Heroica,
mi mueca pesada.
Lléveme a La que nos guía






















jueves, 22 de marzo de 2012

JUJUY y 3 DE FEBRERO

JUJUY: 3 DE FEBRERO

Hoy martes 12 de Julio, cuatro meses que volvimos del centro tras aceptar con humildad que los números estaban a un paso de volverse calientes. Con las últimas de verano esa tarde quiso guardarse como otra moneda de cobre en las hendijas puercas de lo usual.
Llegando a 3 de Febrero por Jujuy a pié frente al hotel, quise transformar la noche magra en algo más cuando una criatura cruzó la trama irregular de baldosas sueltas hacia la calle.

Su suerte está resuelta, la penumbra que no ayuda al conductor del Mercedes champaña, mi asombro que me deja expectante-funcional a la picadora de carne, sus padres que no corren detrás como en mi orden natural. Las piezas encajan. Su muerte se conjuga.

Pero todo cambia, somos invitados a danzar los pasos como si un quinto los contara: resbalé sobre barro en equilibrio, pise cordón, asfalto, paso largo. Ella corre hacia ruedas que se retardan, conduce solo y sin mostrarse se aleja mientras le hago upa.

Nos miramos un segundo larguísimo
Es precioso
Somos el momento

Llora y patalea mientras la entretengo, la ofrezco a mi compañera con fidelidad, hasta acá llega mi magia y comienza mi mal genio en buena vibra. Busco padres, mi alma marea mis adentros en el absurdo de entender lo inaceptable. Con los brazos tocando cada puerta, se alistan los extraños con la sola intención que puebla nuestros ojos.

Me indigno en la respuesta pobre que dicta “debe ser un chico de la calle” como si la vía tuviera úteros empedrados entre los durmientes. Mi mano quiere estrangular o romper pero mi pierna pivotea al seguir no sé qué plan de devolverla a su madre, de encontrar la respuesta.
Regreso a esta noche en 3 de Febrero en pleno marzo, donde hay más luz que en esos cráneos.

Y veo la perla en lo alto, sostenida por brazos negros de esa madre sustituta, sonriente, libre al fin de esa gorda ausencia que la poseía aun en nuestro abrazo perfecto.
La estampida insana se mueve lerda sobre pavimentos jugeños, reclama la niña quién responde a la flaca que la escupió, que la dejo ir.

Ellas se alejan sin articular palabra alguna, sin mencionar su nombre

miércoles, 7 de diciembre de 2011

EL INFORME LIBERTARIO

EL INFORME LIBERTARIO

MAXIMILIANO COSTA MARTÍNEZ

“…otro día en la vida carcelaria de este tigre sin nombre siquiera.” Así cierra esa leyenda grabada en ese suelo que entonces fue mío, junto a otras de quienes permanecieron enjaulados hasta que detuvieron sus escrituras sin explicación. Solo las dudas me hacen caminar en círculos, de un lado a otro por meses o años –como si contara- sin hallar otra respuesta que…

Después de estar toda la noche escribiendo, rasgando el suelo con los cuchillos que se erectan en mis manos, me dispongo a descansar bajo el filo de la ventana. Aunque más adentro de esa cueva esté oscuro y húmedo, duermo donde las señales de la estrella que llaman “Sol”, tras un par de horas, me darán la pauta para hacer mi número.

Sueño que soy libre, ¿Quién me puede decir que eso no es un despertar fugaz de la percepción cotidiana?

La voz de un animal cercano dice, muy áspera —La misma idea, el mismo objetivo…

—Sí, liberarme del rol que me han asignado, pero no puede ser: No puedo vivir dejando de ser yo para ser libre. –interrumpo.

—Tenés que cambiar un poco hermano, sabés que es la respuesta -insiste la voz entrometida.

—Si cambio, el que sería libre sería otro, pues dejaría de ser yo.

—Puede ser, pero enjaulado ya sos un tercero, porque tu espíritu se fundamenta en la independencia y ésa es la elección que no vivís ahí.

—¡Eso no puede ser, no tiene sentido! -Espero la respuesta por unos minutos. —Me alegro que te hayas ido pájaro de mal agüero, nadie te llamó -digo al final y me quedo pensativo hasta que el primer rayo de Sol me calienta las orejas.

Me asomo por esa parecita que linda con un parque sin pasto y lleno de porquerías que tiran esos hombres lisos, sin mancha alguna en sus vergonzantes pieles ocultas. Esperan que yo tenga suficiente humor para hamacarme o mordisquear unos huesos de toro nacido para ser sacrificado. Pobre bicho, ese sí que fue criado para llegar a ser ese juguete que descansa ahí. De este lado de la reja pienso sin moverme por fuera pero revolucionándome por dentro: ¿Puedo estar seguro de que hubo diferencia entre nosotros?

Hay un cardumen de cachorros humanos tras la verja. Puedo oler las telas que esconden su cuerpo real, su pestilencia genuina es matizada con una fragancia ficticia, agradable pero tan extraña que no puede terminar de acomodárseme al hocico. Me asomo cuando sonrío para compartir mi mal aliento y luego tiro una carcajada para darle algo más de impulso a la onda fétida. Es lo único que me quita el aburrimiento, ver esas cabezas chatas cambiar horrorizadas.

Ya de noche, al pensar en el toro siento que he estado sin vida todo ese tiempo, como esos que yacen aglomerados en un museo de modas pasadas; vestimos los huesos con pieles arbitrarias. Todo cierra en principio para abrirme los ojos y ser libre al fin. Pongo firmes los cuchillos en mis manos y me quito las rayas una a una, ahora sé que esos barrotes no son sino sombras, proyectadas por el contraste de mi espíritu y las etiquetas de mi imagen felina, que desaparecen mientras termino el trabajo.


Ya en la mañana llegan los hombres con cachos de otro toro o del mismo, no sé. Ven el cuerpo en trozos: piel ojos orejas. Hasta mis cuchillos me he quitado. La figura de un hombre desnudo y confundido entre la sangre felina, les devuelve la mirada y esgrime la mandíbula como queriendo dar forma a algunas palabras de un vedado idioma.

Abren las puertas de fierro tal como lo había descubierto hace semanas sin querer hacerme cargo y como ese pájaro de buen augurio repico en mis divagaciones. No estoy seguro de

cómo me escurrí; en mi recuerdo se confunden sus partes lisas y alargadas con las ahora mías.

Corro por esos caminos repletos de automóviles, otro signo del encierro sistemático al cual han sido acostumbrados. Rondan limitados por sus roles, pienso mientras camino en dos piernas con la transformación como vestidura. Entonces entiendo que no es compatible mi actitud con la suya: viven al revés que yo y esta ciudad que piso, a ellos los aplasta.

miércoles, 26 de octubre de 2011

CUANDO EL DOLOR SE VUELVE CONTRACTURA


                                                          

“Los que van por el mundo delirantes
repartiendo su amor a manos llenas,
caen, bajo el peso de sus obras buenas,
sucios, enfermos, trágicos, sobrantes.”
                                                 Almafuerte

“principio primitivo e innato de la acción humana un no
 sé qué paradójico  que llamaremos perversidad…”
                                                     Edgar Alan Poe

Cuando el íntimo invasor se mete en mi sensatez                                   
y busca dejarme los huesos descangallados,
cuando su control piadoso agota la visión
tensa los nervios queriendo hacerme titiritar
bajo ese sol frío que va cerrando su jaula arcoíris,
yo me remito a vos, halo oscurecido,
voz silente.

Me apaño sobre tus alas ensombrecidas,
cada raíz es una guía que amura.
Soy injerto sagital en vos, árbol materno.
  
Sutil fiera que te presentaste luego de reposar
en la sombra iridiscente de mis quehaceres,
estabas ocultada en mi amor soberbio
-como si regalara flores clavándome las espinas- 
que sin condiciones repartí hasta el desperdicio;
y hoy, arrodillado como verbo enmudecido
agarro mis manos
las enfrento a la tierra que me exime de tu ofensa
y te entrego estas
que son garras armoniosas.
Te desfiguro, condena humana, propia
y ya en mi condición vuelvo a amar
           
                              Maximiliano Costa Martínez